¿A la Jungla? Carta de Enrique Lomas, mentor de Proyectos de Emprendimiento con Apoyo de ASPRONA

Compartimos con todos vosotros una carta escrita por Enrique Lomas, asesor en LMS Asesores, Consultor Económico Financiero, Profesor Invitado CC.EE.EE. UCLM y MENTOR de proyectos de Emprendimiento con Apoyo del Servicio de Capacitación de ASPRONA.

Queridos amigos:

Si estamos hoy aquí es por que todos, desde distintos ángulos, estamos involucrados en la CAPACITACION de personas con discapacidad intelectual. ASPRONA es la pionera en la realización de acciones de capacitación, y la que mayor experiencia acumula en este aspecto.

Pero de qué estamos hablando: Lo que en fases iniciales se centra en la cohabitación de los menores en las fases ordinarias de formación y enseñanza, es decir, conseguir que “nuestros chavales” vayan al colegio con niños de su edad, sin más “trato especial” que el que recibiría cualquier otro niño con problemas de aprendizaje. Eso que a cualquier ojo de persona de bien resulta amable y bonito, se convierte pronto en algo temible.
Las segundas fases de la enseñanza enfrentan a “nuestros chavales” con situaciones de difícil gestión, no hace falta llegar al famoso bulling o acoso, los niños resultan ser egoístas y crueles.

Está en su naturaleza, han de probar sus fuerzas sobre el resto del mundo (incluido sus
compañeros) hasta localizar donde se le imponen límites.

El caso es que es la consecuencia directa de apostar por la PLENA INCLUSION, cuando
pretendemos que el resto del mundo vea a las personas con discapacidades como eso, como PERSONAS, más allá de las limitaciones que puedan tener. Cuando luchamos por que la sociedad reconozca que todos somos discapacitados, que cada uno tiene una discapacidad distinta, pero todos tenemos limitaciones, por lo que TODOS somos iguales en esencia. Cuando todo esto ocurre debemos mirarnos y asumir que DESEAMOS que “nuestros chavales” se enfrenten a la VIDA en condiciones de IGUALDAD.

Como MENTOR de proyectos de emprendimiento con apoyo en Asprona, y como consultor de empresas en el libre mercado, siempre he encontrado muy apropiado el simil de LA JUNGLA al referirnos al mundo empresarial.

LA JUNGLA del mercado de trabajo, del mercado de bienes y servicios, es una figura muy visual, y más si pensamos en la imagen de una guerra en la jungla. Ahí es donde yo aporto la visión de que resulta mejor salir a esa jungla de la mano de un mentor, visto como un veterano de guerra que sabe, mucho mejor que los capitanes y generales, como sobrevivir en TERRITORIO HOSTIL.

NO NOS ENGAÑEMOS, reclamar la igualdad y la plena inclusión es reclamar un puesto para los nuestros en esa JUNGLA HOSTIL.

También es muy recurrente la imagen del cascarón con el que tradicionalmente, de forma lógica y natural, hemos recubierto a “nuestros chavales” para defenderlos de ese mundo hostil.

Tampoco nos engañemos, exactamente igual que hacen todos los padres. El caso es que mandar a alguien, con o sin discapacidad intelectual, a LA JUNGLA dentro de un cascarón protector es, desde luego inoperativo, y en la mayoría de los casos, contraproducente.

Queridos amigos, tenemos en nuestras manos a MOWGLIS, más o menos dotados, a los que, por su propio bien, hemos de soltar en mitad de una JUNGLA defendidos solo por un taparrabos. Si no hacemos todos nuestra pequeña parte para que el cascarón, si bien no desaparezca, al menos sea transparente, resultará que no percibirán el entorno con la claridad necesaria.

Intentaremos conseguir, eso sí, que NO se encuentren con un TIGRE Vengativo, con una SERPIENTE Viciosa, ni con MONOS Ambiciosos. Pero desde luego TAMPOCO conocerán nunca a los LOBOS Amorosos, a los BUITRES Amistosos, a PANTERAS Juiciosas, ni al OSO Divertido y sabio, capaz de dar su vida por ellos.

NO OS VOY A PEDIR QUE ROMPAIS EL CASCARON. YO TAMBIEN SOY PADRE Y ME CUESTA ROMPER EL DE MIS HIJOS. SOLO OS VOY A PEDIR QUE ENTRE TODOS HAGAMOS ESE CASCARON LO MÁS TRANSPARENTE POSIBLE.

Enrique Lomas
LMS Asesores
Consultor Económico Financiero
Profesor Invitado CC.EE.EE. UCLM
Mentor de Proyectos. AMCES

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *