Entrevista a María Amalia Serna, presidenta de ASPRONA

Amalia Serna: “Mi sueño es conseguir la calidad de vida deseada por cada persona con discapacidad intelectual”

Háblanos un poco de ti.

Soy de Albacete y tengo 55 años. Siempre me he dedicado a la profesión de monitora polideportiva, y llevo trabajando en el Instituto Municipal de Deportes casi 32 años. En otras etapas he colaborado con otras entidades, como asociaciones de vecinos.

¿Qué aficiones tienes?

Me apasionan los deportes. A lo largo de mi vida siempre he practicado alguno, y según las limitaciones que me van llegando con la edad, voy cambiando de deporte. Viajar también me encanta y muchas veces compagino el hacer deporte con viajar. También me encanta hacer vida social y quedar con amigos y amigas.

¿Cuál crees que es tu mayor defecto y tu mejor virtud?

Creo que lo deberían de decir otras personas, pero si tengo que responder, creo que mi mejor virtud es la empatía y mi mayor defecto la impaciencia.

¿Qué valores imprescindibles tienen que tener tus amistades?

En principio no soy exigente, tiene que haber química y una reciprocidad que se sienta.

¿Nos podrías contar alguna curiosidad acerca de ti para poder conocerte un poco mejor?

Me gusta mucho conocer gente nueva, pero sin olvidar a la que ya conozco.

¿Algún sueño por cumplir?

Si, por eso estoy en ASPRONA. Promover y conseguir la calidad de vida deseada por cada persona con discapacidad intelectual.

¿Desde cuando tienes relación con ASPRONA?

Mi vida se vinculó con ASPRONA para siempre hace 48 años, con el nacimiento de mi hermano Luis. Él no se pudo acoger a la Ley de Integración, y mi madre luchó mucho para conseguir que ingresara en un colegio ordinario. Al final tuvo que ir al Colegio Especial Eloy Camino, y en la actualidad es miembro de ASPRONA.

He tenido relación desde pequeña porque mi tía Nieves tenía Síndrome de Down. Yo acompañaba a mi abuela a recogerla cuando ASPRONA estaba en la calle Pérez Galdós.

Además, también entrené a los chicos y chicas del Centro Ocupacional San Ginés dando clases de natación y de atletismo durante algunos años.

¿Qué es lo que significa para ti ASPRONA?

Representa mucho, porque desde pequeña la palabra ASPRONA siempre la he escuchado en casa. Por lo tanto, significa una oportunidad que se me ha dado de participar en todos los proyectos y fines de la asociación para defender los derechos de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo y de sus familias.

¿Cuál ha sido tu mayor motivación para presentarte a la Junta Directiva de ASPRONA?

 Tiene mucho que ver con la pregunta anterior, y quería aprovechar la oportunidad que se me ha presentado. Me encuentro en un momento de mi vida en el que estoy disponible, dispuesta, ilusionada, contenta y me veo capaz.

¿Qué planes de futuro tienes para ASPRONA?

Mi idea principal es potenciar la autodeterminación de las personas con discapacidad en los ámbitos en los que se encuentra cada una de ellas dentro de la asociación. Que lleguen a ser personas lo más independientes posibles.

¿Algún mensaje que quieras mandarle al conjunto de personas que forman ASPRONA?

Muchísimas gracias por la buena acogida que he tenido en este comienzo como presidenta de ASPRONA. Cuento con el apoyo y con la ayuda de todos ellos.

¿Algo más que quieras añadir?

Sobre la manera de trabajar, pienso que tenemos que hacerlo en equipo en todos los niveles, no solo en la Junta Directiva. Como presidenta no puedo estar en todas partes, y es necesario la colaboración. No me voy a inmiscuir en el trabajo de los profesionales, pero sí que quiero conocerlo desde dentro para entenderlos y defender su trabajo cuando corresponda, sobre todo cuando necesitemos ayudas externas.

Espero aumentar la participación de las familias porque son muy necesarias en ASPRONA, y creo que en la actualidad se trabaja poco con ellas.

Estoy abierta también a que los distintos servicios de la asociación me transmitan sus necesidades para poder corresponderles cuando se pueda, y al menos intentarlo cuando no sea posible.